La Paz y la carretera de la muerte

Llegamos a La Paz, capital Boliviana, y nos encontramos una ciudad destartalada, construída en un agujero rodeado de
montañas pero no se ven tales montañas. Cada milímetro de estas laderas tiene casas y más casas. Casas mal construídas y que en época de lluvias muchas de ellas se van al suelo. No es problema, en el Alto (así es como se llama esta parte de la ciudad), las vuelven a construír una y otra vez. La verdad es que el Alto ha crecido tanto, que ya tiene más población que la propia Paz.

La Paz

La visita a la ciudad no nos ha parecido para nada interesante, pero puedes callejear por un barrio repleto de tiendas y comprar algo a precio más barato que en Perú pero menos que en Copacabana. Lo que si nos ha parecido impresionante es la vista nocturna de la ciudad, ya que toda la ciudad y sus laderas se iluminan dando paso a una bonita imagen.

Desde la Paz te venden todos los tours posibles que uno puede hacer en Bolivia. Nosotros decidimos hacer uno de un día muy popular desde la Paz, la carretera de la muerte. Esta espectacular carretera tuvo fama de ser la más peligrosa del mundo. Es una carretera muy estrecha que circula por unas frondosas montañas. La carretera tiene barrancos de hasta 100 metros a la izquierda y cuando circulaban camiones en ambos sentidos, los accidentes se sucedían. Podéis comprobar como es la carretera en el siguiente vídeo:

Actualmente, la carretera está cerrada al tráfico y se ha convertido en una popular ruta turística en bicicleta. Son 64 km de descenso con vistas sublimes. Para hacerlo sólo es recomendamos no escatimar en la bicicleta que alquiléis.

Carretera de la muerte

Carretera de la muerte

Carretera de la muerte

Carretera de la muerte