/, Viajar en crucero/Diferencias entre crucero fluvial y marítimo

Diferencias entre crucero fluvial y marítimo

Los cruceros son un tipo de viaje muy demandado y que año a año ganan más adeptos.

Nosotros nunca fuimos muy fans de los cruceros puesto que suelen ser muy masificados y sobretodo solemos tener en mente que el tiempo no es elegible. A nosotros nos gusta elegir cuanto tiempo queremos pasar en cada parada.

Sin embargo, existen muchas ofertas de cruceros fluviales y marítimos que resultan muy tentadoras.

En este artículo os queremos comentar las diferencias entre los dos tipos de crucero para aquellas personas que nunca han viajado en crucero y no saben cual elegir entre la amplia y creciente oferta existente.

1) La marea

La diferencia más obvia es que el crucero fluvial va por río y el marítimo va por mar. Lógico, ¿no? ¿Pero resulta intrascendente este hecho? Para nada! Y os explicamos porque.

En nuestro caso, no somos muy amigos de navegar ya que nos mareamos con cierta facilidad. Obviamente, en los cruceros marítimos debido al oleaje es más fácil marearse.

Crucero por el río Nilo

Crucero por el río Nilo

No debemos ser los únicos ya que muchas de las veces que navegamos por mar vemos a algún turista vomitar. Desgraciadamente, cuando eso sucede se produce un efecto dominó y otros turistas vomitan sobretodo si se vomita en un espacio cerrado en el que se mantiene el olor a vómito. :S

2) Tamaño de los barcos

La segunda principal y más notoria diferencia son las embarcaciones. Los barcos de los cruceros marítimos tienen capacidad para miles de pasajeros. En cambio, los barcos de los cruceros fluviales son de mucha menos capacidad de pasajeros lo cual nos gusta más.

Las masificaciones no nos gustan y en los cruceros no es una excepción. Los cruceros que hemos hecho por el río Nilo en Egipto o por los fiordos de Milford Sound en Nueva Zelanda o por los fiordos Noruegos a pesar de ser destinos muy turísticos y llevas las embarcaciones llenas, al ser de poca capacidad nunca hemos sentido un excesivo agobio de turistas.

La cubierta del barco llena de turistas!

La cubierta del barco llena de turistas!

Sin embargo, las embarcaciones gigantescas de los cruceros marítimos disponen de muchas actividades, restaurantes y animaciones que no encontrarás en un crucero fluvial.

3) Tiempo de navegación

Otra diferencia fundamental es a la hora que navegan los distintos tipos de crucero.

Obviamente, las distancias en los cruceros marítimos es mayor. Debido a este motivo, normalmente en los cruceros se suele navegar de noche para llegar a destino por la mañana y de esta manera disfrutar del día en el destino.

Por el contrario, en los cruceros fluviales, al ser rutas más cortas, se viaja de día porque es bonito y a veces como en el caso de los fiordos, resulta espectacular el paisaje que vemos.

Fiordos de Milford Sound

Fiordos de Milford Sound

En el mar, una vez estas en alta mar, el paisaje es siempre el mismo y lo que prima son los destinos, mientras que en los ríos todo es bonito, tanto el camino como el destino.

4) Países visitados

Nosotros somos unos amantes de tachar países de la lista puesto que nuestro sueño sería poder conocer todos los países del mundo.

Un crucero marítimo suele recorrer varios países y varias ciudades dentro del país. Este hecho puede gustar mucho ya que resulta muy variado y a la vez te permite conocer diferentes países con sus diferentes culturas.

Las cataratas del Niágara

Las cataratas del Niágara

Conclusión

En definitiva, un crucero puede ser una experiencia fabulosa si el viaje real coincide con las expectativas y gustos reales del viajero.

Esperamos que las diferencias que os hemos explicado entre los dos tipos de crucero os ayuden a elegir bien el tipo de crucero que realmente os gusta.

Ahora que conocéis las diferencias entre un crucero fluvial y uno de mar, ¿con cual os quedáis?

2019-07-01T18:59:23+00:00 julio 1st, 2019|Advertencias, Viajar en crucero|1 Comentario

1 Comentario

  1. COL 8 julio, 2019 at 9:53 am - Reply

    Me quedo con los 2 tipos de cruceros. Ambos me apetecen. Es una asignatura pendiente que tenemos ISV y yo. Siempre hemos pensadp que son viajes para hacer cuando ya eres mayor, pues resultan más descansados (se mueve el hotel y no tu). Además son ideales para hacer con personas de distintas edades como hijos y nietos. Cada uno puede hacer su plan y pasarlo bien sin interferir con los planes de los demás.
    Todo llegará.

Deja un comentario!

Comments Captcha *

Lovely Planet utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies