/Ruta en coche por los Castillos del Loira
Ruta en coche por los Castillos del Loira 2020-10-03T08:37:04+00:00

Ruta en coche por los Castillos del Loira

El Valle del Loira, también conocido como el “jardín de Francia”, recorre desde la ciudad de Nantes hasta el Sur de Orleans.

A lo largo del valle se puede conocer monumentos, abadías, fortalezas, los mejores ejemplos arquitectónicos del Renacimiento y la edad de la Ilustración pero también bellas ciudades y poblaciones históricas con encanto, bodegas y viñedos, rutas de bicicleta y, por supuesto, los maravillosos Castillos del Loira.

Fotos de la ruta en coche por los Castillos del Loira

Galería de fotos de la costa oeste

Ficha del viaje

  • Fecha: del 16/08/2019 al 25/08/2019

  • Total gasto: 1143,44 euros (2 adultos 3 niños), desglosado en:

  • Alojamiento: 520€ (9 noches (6 en camping)

  • Gasolina: 156,02€

  • Peajes: 110,01€

  • Comida: 173,2€

  • Entradas: 133€, desglosado en:

    • Entradas a Castillos: 112€

    • Parque atracciones: 21€

    • Mont Saint Michelle: 20€ (10€ pp)

La ruta: Ruta en coche por los Castillos del Loira

Antes de comenzar a explicar la ruta, es interesante saber que castillos se pueden ver desde el exterior y cuales se tiene que entrar al recinto. Dependiendo de los días y los castillos que se quieran visitar, esta lista puede ser de ayuda:

1. Castillos del Loira que se pueden ver (exterior) sin pagar la entrada:

  • Castillo de Sully-sur-Loire
  • Château de Blois
  • Château Royal d´Amboise
  • Castillo de Langeais
  • Castillo de Ussé
  • Castillo de Angers
  • Castillo de Saumur
  • Castillo de Montresor

2. Castillos del Loira que únicamente se ven (exterior e interior) pagando la entrada:

  • Castillo de Chambord
  • Castillo de Cheverny
  • Castillo de Chaumont-sur-Loire
  • Castillo de Chanonceau
  • Castillo de Villandry
  • Castillo d´Azay-le-Rideau

Consejo: aconsejamos no entrar en demasiados castillos para no saturarnos. Nuestro consejo es ver uno desde fuera y entrar en 1 o 2 al día.

Ruta en coche por los castillos de Loira

El primer día es de viaje de Barcelona a Tours en coche.

– Alojamiento:

Francia cuenta con unos campings muy buenos. Si viajas con niños recomendamos quedarte en uno de ellos. Existen campings para todos los presupuestos; desde los municipales que cuentan con instalaciones básicas hasta campings 4/5 estrellas muy bien de precio con todo tipo de actividades y zonas comunes:

Nosotros nos hospedamos en Camping **** La Mignardière y lo recomendamos 100% ya que está muy bien situado para recorrer todo el Valle del Loira y los principales castillos. El camping tiene piscina cubierta, piscina al aire libre, pista de fútbol, tenis, un pequeño restaurante/tienda y no es excesivamente grande :

– Información:

22, Avenue des Aubépines – 37510 Ballan-Miré – Centre – France

Tél : 02.47.73.31.00 – E-mail: info@mignardiere.com

– Precio: Roulotte para 2 adultos y tres niños (6 noches): 384.92 €.

– Consejo: Además, justo al lado, hay un parque de atracciones antiguo muy especial que los niños se lo pasan muy bien. http://www.parc-mignardiere.fr/.

1) CASTILLO DE VILLANDRY (Situado aproximadamente a 15 minutos de Tours):

El castillo de Villandry impresiona por tener uno de los jardines más espectaculares de todo el valle, repartidos en 3 niveles. Este castillo renacentista fue el último de los Castillos del Loira que se construyeron a orillas del Loira.

Precios y horarios: https://www.chateauvillandry.fr/en/

Consejo: lo mejor de este castillo son los jardines y no se ven desde el exterior por lo que merece la pena entrar.

2) CASTILLO DE USSÉ (situado a 40 minutos de Tours y 25 minutos del castillo de Villandry):

Este impresionante castillo fue reconstruido en la época renacentista. Destaca por sus jardines, unas cuevas donde conservaban el vino, una bonita capilla renacentista en el exterior, tapices flamencos y mobiliario. Pero si por algo se ha hecho famoso este castillo es porque sirvió de inspiración al escritor francés Charles Perrault para escribir su famoso cuento “La Bella Durmiente”. De hecho, existe una recreación por algunas habitaciones con la historia de dicho cuento.

Precios y horarios: https://www.chateaudusse.fr/?lang=en

Consejo: se puede obtener una vista panorámica desde el exterior pero si vas con niños merece la pena entrar ya que hay una recreación del cuento “La Bella durmiente” y la visita se hace muy amena.

3) CHINÓN (Situado a unos 20 minutos del castillo de Ussé)

Chinón es uno de los pueblos más bonitos de esta zona, emplazado a orillas del río Vienne y dominado por su castillo en lo alto desde donde se puede contemplar la ciudad y alrededores. Merece la pena pasear por las calles del casco antiguo de esta ciudad medieval para descubrir las típicas casas con entramado de madera, casas antiguas y bonitos rincones.

1) CASTILLO AZAY A–LE RIDEAU (Situado a unos 20 minutos de Tours):

Una de las cosas que más destacan del castillo de Azay-le-Rideau es su arquitectura renacentista francesa de extrema belleza. El castillo declarado monumento histórico, destaca también por estar construido encima de una isla en medio del río Indre y, como en otros casos, se recomienda visitar su interior.

Precios y horarios: http://www.azay-le-rideau.fr/es/

Consejo: este castillo no se puede ver desde fuera por lo que si quieres ir a verlo, hay que entrar.

2) LANGEAIS (Situado a unos 20 minutos del castillo Azay le Rideau):

El Castillo de Langeais es uno de los castillos que mejor se conservan y menos restaurados están del conjunto de castillos del Valle del Loira. El castillo está formado por la torre de Foulques, la torre del homenaje más antigua de Francia, y el Castillo de Luis XI.

Precios y horarios: https://chateau-de-langeais.com/es/

Consejo: este castillo se puede ver por fuera y rodear entero.

1) CASTILLO DE CHAMBORD (Situado a aproximadamente 1,5 horas de Tours):

El Castillo de Chambord es uno de los castillos más grande y uno de los más bonitos del Valle del Loira, contando con más de 400 habitaciones. Está situado en una amplia zona boscosa junto al río Loira y en su momento fue el lugar favorito de caza del rey Francisco I. Diseñado por grandes maestros arquitectos italianos, está lleno de detalles clásicos y renacentistas, además de una impresionante escalera interior a la que se atribuye su diseño al gran Leonardo da Vinci.

Precios y horarios: https://www.chambord.org/500-anos/

Consejo: se puede ver desde fuera sus jardines y edificios pero merece la pena entrar.

2) CASTILLO DE CHEVERNY (Situado a 20 minutos del castillo de Chambord):

El Castillo de Cheverny, de estilo renacentista tiene un museo, varios jardines y un bosque de 100 hectáreas. Su interior destaca en gran medida por albergar muebles caros y una decoración suntuosa, que lo convierten en el Castillo del Loira mejor amueblado y elegante. Debemos tener en cuenta que este castillo es uno de los más visitados del Valle del Loira, especialmente conocido por los amantes del cómic Tintin, ya que fue uno los lugares que inspiraron a su creador Hergé.

Precios y horarios: https://www.chateau-cheverny.com/

Consejo: no se ve desde fuera y si visitas el Castillo de Cheverny, aconsejamos dedicar unos minutos a la calle principal de la población (con tan solo unos metros, es una calle llena de encanto y ambiente).

3) BLOIS (Situado a unos 20 minutos del castillo de Cheverny):

Aparcar gratis en Blois: La zona de centro y cercana al castillo es peatonal o de pago. Aunque las líneas no estén pintadas de azul, os tenéis que fijar que no ponga «PAYANT» en el suelo. En la entrada de la ciudad hay una zona de aparcamiento a mano izquierda junto al río donde se puede aparcar gratis.

Blois es una ciudad preciosa y además del castillo recomendamos pasear por el centro histórico de la ciudad. El barrio antiguo tiene bonitas casas de estilo fachwerk y antiguas casas señoriales. Otro de las zonas más interesantes es el barrio de los artistas y la iglesia de San Nicolás.

El castillo real de Blois: fue residencia de siete reyes y diez reinas de Francia. Dentro del castillo se puede apreciar los cuatro estilos arquitectónicos que predominan: el gótico en el ala del castillo de la Edad Media (s. XIII), el gótico flamígero en el ala de Luis XII (1498-1501), el Renacimiento en el ala de Francisco I (1515-1520) y finalmente el Clasicismo en el ala de Gastón de Orleans (1635-1638).

1) CASTILLO DE CHENONCEAU (Situado a unos 45 minutos de Tours):

El impresionante castillo de Chenonceau, junto con el de Chambord son los dos castillos más visitados del Valle del Loira. El castillo de Chenonceau, también conocido como el “castillo de las damas” por los cambios y el embellecimiento a cargo de diferentes señoras, del siglo XVI, cuenta con una sencilla fachada, unos bonitos jardines y unos impresionantes interiores. Sin embargo, destaca por la gran galería que atraviesa el río Cher.

Precios y horarios: https://www.chenonceau.com/en

Consejo: no se ve desde fuera.

2) CASTILLO DE AMBOISE (Situado a unos 20 minutos del castillo de Chenonceau):

El castillo de Amboise se alza en lo alto de una colina con la ciudad a sus pies. Fue originalmente una fortaleza defensiva y aunque a simple vista parezca renacentista, es uno de los castillos más antiguos del Loira ya que provine de la época celta donde era una fortificación en roca. Como curiosidad, este castillo alberga la tumba de Leonardo Da Vinci en la capilla de San Huberto.

Precios y horarios: https://www.chateau-amboise.com/es/

Consejo: se ve desde fuera.

Amboise es un pueblo muy clásico y precioso por lo que merece la pena dedicarle unas horas para callejear y disfrutar de su ambiente. Además, se puede visitar el castillo de Clos-Lucé.

3) CASTILLO DE CLOSE LUCE (situado en Amboise):

Este castillo fue la última residencia de Leonardo Da Vinci. Hoy en día, en la visita incluye una exposición sobre la vida y obra del genio italiano.

Precios y horarios: http://www.vinci-closluce.com/en

Consejo: no se ve desde fuera.

1) LOCHES (Situada a unos 45 minutos de Tours):

Parking gratis: Aparcar en el parking que hay justo enfrente de la estación de trenes, es gratuito y muy cerca de la zona histórica y la Ciudadela Real de Loches.

La pequeña población de Loches es encantadora y sacada de un cuento con unos preciosos rincones y con unas callecitas que parten desde la estación hasta el centro histórico, por las que te aconsejamos perderte sin rumbo fijo. La visita a esta pequeña localidad puede llevarte aproximadamente una hora y media o dos horas.

2) MONTRESOR (Situado a unos 20 minutos de Loches y 1 hora de Tours):

Montrésor es uno de los pueblos considerados más bellos de Francia y más imprescindibles.

Parking: justo en la entrada del pueblo hay un parking de un pequeño supermercado, en el que también hay un par de surtidores de gasolina.

Visita: Muy cerca del parking, comienza el recorrido por Les Balcons de L’Indrois, un precioso paseo que discurre paralelo al río l’Indrois y hay que disfrutarlo. Además,  se obtienen unas de las mejores vistas del pueblo, el castillo y la antigua fortaleza. Una vez al final de Les Balcons de L’Indrois, deberás cruzar un pequeño puente de madera y girar a la izquierda para adentrarte, en la Rue Abel Marinier, una de las calles qué ver en Montrésor, con casas de piedra color miel, encantadoras y cuidadas al detalles. Una vez llegas al final de la Rue Abel Marinier, cogerás durante unos metros la Gran Rue, para llegar a un arco de piedra. Hay que girar a la izquierda para tomar la Rue Xavier Branicki, otra de las calles qué ver en Montrésor, en la que las casas parecen ser todavía más protagonistas de un cuento. Después de recorrer esta calle, que discurre paralela al castillo y a la fortaleza, al llegar a la altura del número 36, girar a la derecha para encontrar de nuevo con la Grand Rue, donde después de andar unos metros te encontrarás con la Oficina de Turismo.

Consejo: el castillo se puede ver desde el exterior.

3) TOURS:

Tours fue durante más de un siglo capital del Reino de Francia por lo que merece una visita de una tarde para conocer sus puntos turísticos más interesantes y disfrutar de su ambiente.

Ruta a pie por Tours

Ruta a pie por Tours

Proponemos la siguiente ruta: comenzamos la ruta en la Basílica Saint-Julien 1, y tomamos animada rue Colbert donde se encuentra unos pasos más adelante el famoso Hotel Goüin 2, una mansión del S.XV cuya fachada de estilo renacentista temprano se mantiene intacta. La Rue Colbert nos lleva al casco antiguo donde encontraremos animadas plazas como la Plaza Plumereau 3, rodeada de casas típicas de entramados de madera y llena de terrazas y restaurantes. En los alrededores, encontramos lugares emblemáticos como la Maison de Tristan o diversos museos (y otras plazas como la plaza de Grand Marche 4 mucho más relajadas para poder disfrutar de una terraza.

A partir de Rue des Halles se concentra la mayor parte del patrimonio histórico, empezando por la Torre de Carlomagno 5, junto a la torre del reloj, el único legado de un templo en honor a San Martín, santo de una ciudad que fue un importante centro de peregrinación. Muy próxima se encuentra la Basílica de San Martín de Tours 6, edificada sobre la cripta de san Martín tras ser hallada en 1860 por Léon Papin-Dupont en las bodegas de las casas construidas sobre el emplazamiento de la antigua basílica.

Casi sin darnos cuenta, dejando a desmano la plaza Jean Jaures con sus fuentes y el hotel de Ville (ayuntamiento de Tours) y pasando al lado del Gran Teatro, nos ponemos delante de los jardines del Museo de Bellas Artes 7 y, especialmente, la Catedral Saint-Gatien o Catedral de Tours 8. Se trata de un templo que sustituyó el antiguo edificio románico incendiado y que data de entre los S. XII y S.XVI.

Por último, terminamos la ruta en el Castillo de Tours 9.

Dónde dormir: IBIS BUDGET Caen Nord Memorial

Dirección: Rue du Clos Barbey, 14280 Saint-Contest, Francia

Precio: 1 habitación triple– 45,40 euros (total).

Nota: este hotel está ubicado a las afueras de Caen por lo que es necesario coche para ir al centro.

Qué ver en Caen:

El castillo: Tiene cinco hectáreas y trece torres y es uno de los castillos medievales más grandes de Europa. Este castillo fue Palacio de Guillermo el Conquistador, fortaleza real y cuartel de infantería. Hoy en día,  dentro del recinto del castillo hay también dos museos: el Museo de Normandía y el Museo de Bellas Artes.

L’hôtel d’Escoville: Junto a la oficina de turismo, se encuentra una de las joyas renacentistas de Caen: l’hôtel d’Escoville. Un rico mercader local lo mandó construir en el siglo XVI. No se puede visitar por dentro, pero se puede entrar al patio.

La iglesia de Saint-Pierre: tiene un mezcla de estilos arquitectónicos; desde el gran rosetón de la fachada (siglo XV), los laterales y el gran campanario de estilo normando con su aguja y su magnífico ábside renacentista del siglo XVI.

La rue Saint-Pierre: es una de las calles más animadas de Caen. Donde podrás disfrutar de cafeterías, restaurantes, tiendas de ropa y productos típicos. Además, en esta calle se encuentran dos de los edificios más característicos, las casas de entramado de madera (“maisons à pans de bois”) del siglo XV típicas del norte de Francia.

La rue Froide: es bocacalle de la rue Saint-Pierre y una de las más antiguas y características de la ciudad. Hay que parar a observar la casa de piedra de Caen en el número 41 y la casa de entramado de madera en el número 51 o en los dos ábsides, uno renacentista y uno gótico, de la iglesia de Saint-Sauveur. El nombre de la calle (Froide significa “fría” en francés) se debe a su orientación que hace se cuelen los fríos vientos del norte.

Curiosidad: Hay otras versiones más originales: una frase pronunciada por la reina Matilde de Flandes que tras una  discusión con su marido, Guillermo el Conquistador, habría sido atada por el pelo a la cola de un caballo y arrastrada por las calles de Caen. Pasando por esta calle, la indiferencia y frialdad de sus gentes le habría hecho pronunciar la frase “Quelle froide rue!” –¡qué calle tan fría!–.

La universidad de Caen estaba originariamente cerca de aquí y, desde el siglo XV, las imprentas empezaron a ubicarse en la calle. Todavía hoy queda alguna librería, como Memoranda, una de las más famosas, donde no hay sistema informático, pero los libreros encontrarán cualquier libro. Además, tiene una cafetería.

La place Saint-Sauveur: Está al final de la rue Froide. Esta enorme y ambientada plaza del siglo XVIII se convirtió en el lugar donde se ajusticiaba a los condenados a muerte. Todos los viernes se celebra el mercado más antiguo de Caen.

Place Fontette: Se llega desde la place Saint-Sauveur. En esta plaza se encuentra lo que fue el gran edificio neoclásico del palacio de justicia.

En esta zona se encuentra la rue Écuyère, con sus tiendas de antigüedades y bares; la place Malherbe, que toma el nombre de un famoso poeta francés natural de aquí  y que ha dado nombre al equipo de fútbol de la ciudad o la rue Marot, con su grupo de casas levantadas en 1901 en diferentes estilos arquitectónicos.

Curiosidad: En el número 42 de la rue Écuyère hay una casa con un bonito patio medieval. Para entrar a verlo, sólo hay que tocar el timbre marcado con el texto “porte”.

La abadía de los hombres y la iglesia de Saint-Étienne: la tumba de Guillermo el Conquistador; la iglesia de Saint-Etienne se levantó en tan solo 15 años y es una de las iglesias románicas más bellas de toda Normandía. La mandó construir Guillermo el Conquistador como acto de perdón hacia la Iglesia por casarse con Matilda, con quien tenía consanguinidad. Además, en esta iglesia fue enterrado aunque la tumba fue destruida durante las guerras de religión y la Revolución Francesa.

Del resto de la abadía original de Guillermo el Conquistador no queda nada. Los edificios del convento benedictino se reconstruyeron en el siglo XVIII.

La iglesia de Saint-Etienne Le Vieux: Enfrente a la abadía de los hombres, Saint-Étienne, están las ruinas de Saint-Étienne-le-Vieux, una iglesia de los siglos XIII-XVI. Se bombardeó durante la Segunda Guerra Mundial y no se ha reconstruido ni restaurado a propósito para recordar la barbarie de la guerra.

La Trinité y la abadía de las mujeres: La iglesia de la Trinidad, la Trinité, es la iglesia de la abadía de las mujeres construida con la misma intención de ser perdonada por la boda a la reina Matilda.

Cerca de la abadía de las mujeres están los restos de la iglesia de Saint-Gilles, bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial. El jardín con los muros y arcos de la iglesia tiene mucho encanto.

El barrio de Vaugueux, uno de los más característicos de Caen.

¿Sabías que…? El nombre Vaugueux probablemente deriva de la forma contracta de “val des gueux”, el valle de los mendigos. Y es que ésta era una de las zonas más pobres de la ciudad durante la Edad Media. Hoy en día, esta zona peatonal es una de las más animadas y a la moda de Caen, llena de cafés y restaurantes.

Cerca de Vaugueux está la Marina, otra zona muy animada con el puerto deportivo de la ciudad, conectada con el mar por un canal de unos 15 km. Y, entre las dos, la torre Leroy, lo único que queda de la muralla que salía del castillo para proteger el puerto.

El Memorial de Caen: el museo imprescindible sobre la Segunda Guerra Mundial en Normandía. Liberar Caen no fue tan fácil. El 6 de junio empezaron los bombardeos de los Aliados para aniquilar los sistemas de comunicación enemigos y ralentizar la llegada de refuerzos. La ciudad entera caería en manos canadienses sólo 6 semanas después, el 19 de julio, tras haber sido arrasado casi todo el casco histórico. El museo hace un recorrido desde los orígenes de la Segunda Guerra Mundial hasta la Guerra Fría.

Consejo: recomendamos dedicar un día entero a recorrer los principales puntos de interés de la zona. Por ello, hay que empezar muy temprano desde Caen y así evitaremos demasiada gente.

Unas pinceladas para ubicarnos

Las playas del desembarco de Normandía fueron el escenario de la mayor operación militar de la historia. El nombre clave de los desembarcos del Día D era “Operación Overlord”. Comenzaron el 6 de junio de 1944. Más de 6000 embarcaciones y decenas de miles de soldados de EEUU, Reino Unido, Canadá, entre otros países entraron en territorio francés. Las tropas aliadas atacaron a lo largo de 80 kilómetros de playas al norte de Beyeux, cuyos nombres en clave eran:

  • Utah Beach: sector americano.
  • Omaha Beach: sector americano.
  • Gold Beach: sector británico.
  • Juno Beach: sector canadiense.
  • Sword Beach: sector británico.

Los desembarcos del Día D, derivaron en la Batalla de Normandía, que tendría como resultado la liberación de Europa de la ocupación nazi.
La batalla más brutal del Día D tuvo lugar 15 kilómetros al noroeste de Beyeux, en los 7 kilómetros de costa entre Vierville-sur-Mer, St. Laurent-sur-Mer y Colleville-sur-Mer, conocido como la Playa de Omaha.

RUTA: Caen – Sainte-Mère-Église – Pointe du Hoc – La Cambe – Omaha Beach – Colleville-sur-Mer – La batería alemana de Longues-sur-Mer – Gold Beach – Arromanches

Ruta por Normandía

Ruta por Normandía

NOTA: El primer destino desde Caen es ir al punto más alejado para dedicar todo el día a recorrer el trayecto hasta volver a Caen pasando por todos los puntos de interés. El Trayecto hasta el primer destino, Sainte-Mère-Église, es aproximadamente de una hora.

1. SAINTE-MÈRE-ÉGLISE (sector Utah Beach):

Este pequeño pueblo fue un lugar estratégico en la primera fase del día D donde preveía el salto de paracaidistas para impedir que llegaran refuerzos alemanes. El 6 de junio de 1944, a las 4 a.m. llegaron las 101ª y 82ª divisiones aerotransportadas del ejército americano (Airborne divisions).

Sin embargo, este pueblo se hizo famoso gracias a uno de los paracaidistas, John M. Steele, cuyo paracaídas se enganchó al campanario de la iglesia del pueblo. Permaneció colgado haciéndose el muerto para evitar que los alemanes le disparasen. Consiguió salvarse y resistir hasta la liberación de la ciudad horas más tarde. Su gesta se recuerda hoy en día con un maniquí colgado en ese mismo campanario.

Qué Ver en Sainte-Mère-Église:

Merece la pena una visita rápida al interior de la iglesia para observar las vidrieras con aviones y paracaidistas.

  • Visita las tiendas alrededor de la plaza principal: donde hay varias tiendas de sourvenirs y tiendas de ropa militar.
  • Ver la recreación del paracaidista en lo alto del campanario
  • Tienda de galletas “biscuit> de Sainte-Mère-Église”.
  • El Airborne Museum: el museo dedicado a los paracaidistas americanos (sector Utah Beach).

La Pointe du Hoc:

Nota: Se sitúa a unos 10 minutos de Omaha Beach y la visita dura aproximadamente 1 hora.

Entre Utah Beach y la otra “playa americana”, Omaha Beach, se encuentra uno de los puntos estratégico de ese fatídico (para los alemanes y para muchos soldados aliados) primer día de la batalla de Normandía: la Pointe du Hoc. Un lugar considerado inatacable por los alemanes al encontrarse encima de unos acantilados. En Sainte-Mère-Église los protagonistas fueron los paracaidistas, aquí lo fueron los Rangers del 2º batallón del ejército americano en una misión prácticamente suicida.
El objetivo de los 225 soldados era escalar los acantilados y asaltar la batería alemana después de recorrer 5 kilómetros bajo fuego enemigo por un error de cálculo lo que conllevó a perder el factor sorpresa.

Hoy en día se pueden recorrer los restos de la artillería alemana, diferentes monumentos en memoria de los Rangers caídos, se puede entrar en algunos de los búnkers y el puesto de mando alemán. Una de las cosas más llamativas es que el suelo sigue lleno de cráteres causados por las bombas.

El cementerio militar alemán de la Cambe (sector Omaha Beach):

Nota: La Cambe se sitúa a unos 10 minutos en coche de Pointe-du-Hoc y la visita dura unos 30 minutos.

En este lugar, uno puede sentir o intuir la masacre de la batalla de Normandía. En el cementerio de La Cambe descansan más de 21.000 soldados. No hay banderas ni inscripciones remarcables, cada tumba lleva una sencilla placa que apenas sobresale del suelo. En el centro del cementerio se eleva una cruz de Malta, flanqueada por dos figuras vacilantes que simbolizan a los padres de los soldados cuyos cuerpos yacen enterrados en hileras regulares por todo el recinto.

Omaha Beach: LA “SANGRIENTA OMAHA”:

Nota: Visita menos de una hora.

Omaha Beach  fue la playa que más sufrió el desembarco de Normandía. Por ello, también es conocida como la bloody Omaha (“sangrienta Omaha”).

Omaha Beach se sitúa en tres pequeños pueblos costeros que si bien a día de hoy rebosan calma y tranquilidad, fueron testigos del peor desembarco de los cinco que se produjeron en la zona. Se trata de los pueblos de: Colleville sur Mer, Saint Laurent sur Mer y Vierville sur Mer. El primer asalto de la 1ª y de la 29ª tropas del ejército americano fue un completo fracaso y casi la totalidad de los soldados fueron eliminados por los nazis. En el segundo asalto, que acabaría en victoria, se descubrió una playa sembrada de heridos, cadáveres y materiales de guerra destruidos. En el día D murieron en Omaha Beach entre 2.000 y 5.000 soldados americanos (los números varían según las fuentes) y 1.200 alemanes.

El cementerio americano de Normandía en Colleville-sur-mer: NORMANDY AMERICAN CEMETERY (sector Omaha Beach):

Probablemente el más famoso de los cementerios de la Segunda Guerra Mundial en Normandía sea el cementerio americano de Colleville-sur-Mer (17 kilómetros al noreste de Bayeux). Se hizo famoso al aparecer en las escenas introductorias de la película Salvar al Soldado Ryan y contiene las tumbas de 9.387 soldados estadounidenses formadas por cruces y estrellas de David blancas perfectamente alineadas y un monumento conmemorativo a otros 1.557 cuyos restos no se encontraron jamás.

Al lado derecho de la entrada hay un mirador hacia la playa donde nos podemos hacer idea de cómo fueron los acontecimientos. Si se baja hacia la derecha, se pueden encontrar algunos restos de bunker y un monumento a la “Big Red One”, la 1ª División de Infantería que ocupó esta parte derecha de Omaha.

La batería alemana de Longues-sur-mer entre Omaha Beach y Gold Beach (10 minutos desde Arromanches):

Nota: Hay que buscar las indicaciones “Batteries de Longues” y seguimos hasta la playa. Duración de la visita menos de 1 hora.

La batería alemana de Longues-sur-Mer es la que mejor se ha conservado. De hecho, es la única de Normandía declarada Monumento Histórico. Incluye un puesto de control de tiro y cuatro bunkers de hormigón armado cada uno con un cañón naval de unos 20 km de alcance.

Tenía una posición estratégica parecida a la de la Pointe du Hoc. Está localizada entre los sectores de Omaha Beach y Gold Beach, sobre otro acantilado con vista al canal de la Mancha. Fue bombardeada intensamente tanto por aire como por mar y fue tomada por los ingleses el día 7 de junio de 1944, el día posterior al Día D.

Gold beach: el puerto artificial de Arromanches y el Museo del Desembarco de Arromanches:

Los Aliados instalaron unos puertos provisionales prefabricados frente a dos de las playas del desembarco de Normandía (Gold Beach y Port Winston), cuyo nombre en clave era Mulberry (necesitaban un puerto en Francia para desembarcar todo el material). Consistían en enormes cubos de hormigón que se remolcaron desde Inglaterra y se hundieron para formar un rompeolas semicircular, al que se amarraron tramos flotantes de puente. En los tres meses posteriores al Día D, las Mulberries facilitaron la descarga soldados, material y vehículos. El puerto levantado en Omaha fue destruido completamente por una violenta tempestad sólo 2 semanas después del Día D, pero en Port Winston todavía se pueden ver los restos.

Nota: Las mejores vistas de Port Winston y de la playa de Gold se tienen desde la colina que hay al este de la Arromanches, donde se alza una estatua de la virgen María.

Otros puntos de interés si se dispone de tiempo:

El memorial y el cementerio militar británico de Bayeux: Bayeux War Cemetery

El pueblo de Bayeux tiene un precioso centro histórico y bonita catedral. Pero Bayeux también tuvo su rol simbólico en la batalla de Normandía. Tras tomar Gold Beach, las tropas inglesas se reunieron con las canadienses desembarcadas en Juno Beach y, el 7 de junio, tomaron la batería alemana de Longues-sur-Mer y liberaron Bayeux. Aunque en Bayeux casi no hubo lucha, fue la primera ciudad de cierta importancia liberada de Francia continental. El Memorial de Bayeux lleva los nombres de 1.800 muertos en la batalla de Normandía. Enfrente, el cementerio militar de Bayeux, con sus más de 4.000 tumbas, es el mayor cementerio de la Segunda Guerra Mundial de la Commonwealth en Francia.

Después de dedicar todo el día a visitar los principales puntos del desembarco de Normandía, nos ponemos rumbo a uno de los destinos más ansiado, el Mont Saint Michael. Se tarda de Caen al Mont Saint Michael aproximadamente 1 hora 30 minutos.

El Mont Saint Michael (durante mucho tiempo conocido, en latín, como ‘Mons Sancti Michaeli in periculo mari’ (Monte de San Miguel a merced del mar)) se encuentra en un emplazamiento único en medio del mar. Ocupa una depresión de unos 500 km² entre Bretaña y Normandía y se caracteriza por la magnitud de sus mareas, entre las más fuertes del mundo. Cuando sube la marea, se rodea de agua y cuando la marea es baja se puede caminar por la arena y rodearlo.  Antiguamente era un pueblo muy poblado pero actualmente solo tiene 44 habitantes. El recinto y su abadía empezó siendo una iglesia en el siglo VIII, pasó por una fortaleza, una cárcel, un lugar de peregrinación… hasta llegar a ser incluida, junto con su bahía, en la lista de Monumentos Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. La abadía se encuentra situada en la zona más alta del Mont Saint-Michel.

Horarios y precios: Web oficial de turismo: https://www.ot-montsaintmichel.com/index.htm?lang=en

Nota: a la zona del Mont Saint-Michel se puede acceder sin entrada. Solo hay que pagar entrada para visitar la abadía y merece la pena.

Parking: no se puede acceder directamente en coche. Hay grandes explanadas de parking (se paga por día) de pago y una parada de autobuses lanzaderas gratuitos con tres paradas hasta la puerta del Mont Saint Michael (tarda unos 10 minutos). Si se quiere disfrutar de las vistas, recomendamos bajar en la penúltima parada (a la entrada del puente) para caminar y disfrutar de sus vistas.

CONSEJOS para visitar el Mont Saint Michael:

  • Si se viaja con niños, el carro es difícil de manejar dentro del recinto ya que son calles empinadas, estrechas y con muchas escaleras.
  • Si la marea está baja, merece la pena pasear por la arena y rodear en monte. Por ello, aconsejamos llevar toalla, ropa de recambio y zapato cómodo.
  • Los precios dentro del recinto son caros. Aconsejamos llevar comida y bebida.
  • Antes de ir, chequear en internet cuando hay marea alta. Si cuadra en fechas, merece la pena ver el monte rodeado de agua.
  • Antes de la pasarela, el recinto se conoce como «Beauvoir» o «La Caserne«, es donde se encuentran varios hoteles, restaurantes, tiendas, lanzaderas, etc.

Donde dormir en el Mont Saint Michael:

La forma más económica es alojarse en un camping. Existen varias opciones en los alrededores pero hay uno que se encuentra en la zona comercial junto a los hoteles y lanzaderas, el “camping du Mont Saint-Michel”. Es un camping muy básico pero la situación es inmejorable (chequear si está abierto en el periodo del viaje). Para acceder a la zona del camping, hay que introducir un código para pasar la barrera, ya que está dentro de la zona del parking y de los hoteles.  Hay dos opciones para obtener el código:

  • Opción A: organizado de antemano. Ponerse en contacto por mail o teléfono y te asignan un código para pasar la barrera.
  • Opción B: si no lo llevas organizado, al llegar a la barrera se va a la recepción del camping que comparte recepción con el Hôtel Vert.

Como las lanzaderas están funcionando hasta la 1 de la madrugada, si te quedas en el camping tienes la opción de visitar el Mont Saint-Michel por la noche.

Nosotros nos alojamos en hotelF1 Avranches Baie du Mont Saint Michel

Dirección: 49 Rue des Estuaires, 50220 Saint-Quentin-sur-le-Homme, Francia

Precio: 2 habitaciones; una triple y otra doble, total 74,90 euros.

Nota: el hotel está situado a unos 30´del Mont Saint Michael y es una de las opciones más económicas.

Algunas curiosidades del Mont Saint Michael:

¿Quién decidió construir una iglesia en un lugar así?

Según la Revelatio ecclesiae sancti michaelis, el texto más antiguo que relata los orígenes del Mont-Saint-Michel, la primera fundación de la abadía data del año 708. Aubert, obispo de Avranches, hizo construir un primer santuario dedicado al arcángel san Miguel. En aquella época, los lugares de culto se encontraban en su mayoría en lugares únicos y altos.

¿Con qué piedras se construyó el Mont-Saint-Michel?

La isla sobre la que está construida la abadía es muy pequeña para permitir la extracción de piedra, por lo que tuvieron que ser traídas desde el exterior; la piedra caliza de Caen se utilizó para la decoración de interiores y el granito provenía de las islas Chausey, un archipiélago de la costa de Normandía.

¿A qué se le llama “la Maravilla”?

La zona más antigua de la abadía es la parte central, debajo de la iglesia abacial y de la propia iglesia (de época románica). Los edificios del norte conforman “la Maravilla” de estilo gótico distribuido en 3 niveles superpuestos debido a la falta de espacio. En la planta baja se encuentra el almacén donde se guardan los alimentos y la capellanía, lugar de acogida de los peregrinos; en la segunda planta, la sala de invitados ilustres con sus imponentes chimenea y la sala “de los Caballeros”, antiguo scriptorium. En la última planta se encuentra el claustro destinado a la meditación de los monjes y el refectorio.

¿Catástrofes?

Desde sus orígenes, una serie de catástrofes han plagado la vida de la abadía de Mont-Saint-Michel: en el año 922 se produjo un incendio, y las partes superiores de la nave de la iglesia de la abadía se derrumbaron en 1103. El monasterio fue devastado por el fuego en 1204: su reconstrucción dio lugar a “la Maravilla”.

¿A partir de cuándo regresaron los monjes a Mont-Saint-Michel?

En 1966, algunos benedictinos regresaron a la abadía para asegurar una presencia cristiana y una vida de oración en el lugar. En el año 2000, las Fraternidades de Jerusalén vinieron de la iglesia de Saint Gervais en París para reemplazarles.

¿El Mont-Saint-Michel era bretón o normando?

Administrativamente, el Mont-Saint-Michel está en Normandía, pero históricamente ha sido unas veces bretón, otras veces normando, dependiendo de las guerras, los arreglos políticos y el irregular curso del río Couesnon, que marcaba la frontera entre Bretaña y Normandía.

DONDE DORMIR: Ibis Budget Bordeaux Lormont

Dirección: 43 Allee De L Oiseau De France, 33310 LORMONT – Francia

Precio: habitación triple 58.80 euros, habitación cuádruple 68.30 euros.

NOTA: el hotel está a las afueras de Bourdeos pero tiene un acceso fácil a la ciudad.

Qué ver en Burdeous:

  • Visita a la puerta Cailhau, del siglo XV.
  • La Catedral: desde su campanario, la Torre Pey-Berland, se obtienen increíbles vistas.
  • Pasear por la Rue Sainte Catherine una de las calles comerciales más largas y concurridas de Europa. Al final de esta calle se llega a la Puerta de Aquitania.
  • Visitar la Place de la Bourse, el emblema de Bourdeos y una de las obras más representativas de la arquitectura clásica francesa del siglo XVIII. La construcción de la plaza marcó la desaparición del Burdeos medieval, encerrado en el interior de sus murallas durante siglos, hacia el Burdeos moderno. Hoy en día alberga el Museo de la Aduana.
  • Miroir d’eau de Bordeaux: desde 2006, Burdeos cuenta con el espejo de agua más grande del mundo (3.450 m2) situado frente a la Plaza de la Bourse.
  • Desde la plaza de la Bourse se ve el arcado Puente Pierresobre el río Garonne.
  • El Gran Teatro de Burdeos: un imponente edificio de 1780 con varias columnas en las que se reflejan las doce Musas y Gracias.
  • Centro Comercial de los «Hombres Grandes», el más antiguo de la ciudad. Se encuentra redondeado con una cúpula acristalada, se encaja en una plaza en la que confluyen varias calles, Junto al mismo se encuentra el Cours de l’Interdance, la Quinta Avenida bordelesa, con todas las marcas de alta costura.

Dedicamos a visitar los puntos de interés durante la mañana y nos ponemos rumbo a España entrando por el Pirineo Aragonés.

Lovely Planet utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies