Más sobre Sidney

En el post anterior os contamos algunas de las muchas curiosidades de Sidney, pero esta ciudad es mucho más que eso. Es una ciudad llena de vida y actividades y por este motivo os queremos resumir algunas de las cosas que hemos hecho estos últimos días.

El mercado de pescado de Sidney es uno de aquellos lugares a los que uno no puede ir si no quieres gastar dinero. A medida que te introduces en el, no paras de ver y oler bandejas de calamares, pulpitos, chipirones o langostas entre otras delicias. Los manjares que se pega aquí la gente son impresionantes. Lógicamente no hemos podido evitar la sensación de pegarnos una buena mariscada.

Mariscada

El ambiente de la ciudad es de lo que más nos ha gustado, con música por las calles, miles de bares y restaurantes para tomarte algo, agradables paseos por el puerto con unas vistas increibles o por los jardines botánicos. En definitiva, vivir aquí sería como un sueño hecho realidad.

Ambiente Sidney

Ambiente Sidney

Cerca de Sidney hay muchas playas de renombre en el mundo del surf. Nosotros no sabíamos si dedicar algún día en la playa ya que suponíamos que al llegar algún bicho nos impidiera bañar en ellas. Pues no, las playas no es que sean un paraíso, pero por lo menos te puedes bañar y disfrutar del ambiente surfero que tanta fama ha dado al país.

Manly

Un poco más lejos están las Blue Mountains, unas montañas patrimonio mundial por la UNESCO que aparecen en todo folleto turístico. Con la compañía de Belén, Martain, una pareja española-holandesa haciendo un viaje de varios meses y un coche de alquiler hemos decidido dejar Sidney por un día para visitarlas. Al llegar hemos quedado un poco decepcionados por no ser tan espectaculares como las pintan y hemos decidido volver a la ciudad para disfrutar nuestra última vista del puerto de Sidney. Una vez más, nos ha dejado sin palabras.

Con Belen y Martain

Sidney

Sintiéndolo mucho, dejamos Sidney, dejamos Australia y dejamos Oceanía. Ahora un nuevo continente nos espera, el que supone la última etapa del sueño que estamos viviendo. Asia, allá vamos!