La gran barrera de coral

Hemos llegado a la costa este Australiana para conocer el mayor tesoro del país, la Gran Barrera de Coral, un jardín acuático de 3200 km de longitud convirtiéndola en una de las 7 maravillas naturales del mundo. Es uno de los momentos más esperados de nuestra visita por el país.

La Gran Barrera de Coral

Hemos elegido como base una pequeña localidad del norte que no ha sufrido el huracán Yasi, que para los despistados, ha sido el ciclón más grande en la historia de Australia. La tranquilidad con la que ha pasado es increíble. Es como si nunca hubiera pasado nada.

Para poder visitar la barrera, no queda otra alternativa que pasar por caja y contratar alguno de los millones de tours que existen. La parte positiva es que cada tour va a una zona de la barrera de coral con que no existe sensación de agobio mientras disfrutas de los peces y corales. La parte negativa es que no dispones de todo el tiempo querido contemplando semejante maravilla.

En el barco te proveen del equipo completo. No podemos decir que sea lo último en Pasarela Cibeles o en una de las tiendas de Paseo de Gracia, pero por lo menos sirve para echarse unas risas viéndonos el uno al otro.

Trajes para el buceo

Al sumergir la cabeza en el agua, un inmenso jardín aparece ante tus ojos y te conviertes en un pez más del acuario más grande del mundo. Una auténtica pasada. En las horas que hemos pasado debajo del agua hemos presenciado peces de todos los colores y tamaños, tortugas marinas, etc. todos rodeado por corales de diferentes colores.

Gran barrera de coral

Gran barrera de coral

A parte de visitar la barrera de coral, otra cosa que se puede hacer por aquí es ir a una isla o playa. Las playas de esta costa de Australia son bastante paradisíacas. Sin embargo, estan infectadas de tiburones, cocodrilos en algunos casos y en esta época del año por medusas asesinas. Con esto los baños tranquilos no existen. En las playas ponen en pequeñas zonas unas redes para el «baño seguro», pero se ve que hay medusas asesinas pequeñísimas que pueden pasar por los pequeños agujeros de las red. Para ello, los australianos han inventado un traje cuerpo completo para evitar las mortales picaduras, pero no cubre ni manos, ni pies, ni cabeza, así que tampoco estás 100% a salvo. Como los australianos están cachitas pero de tontos no tienen un pelo, crean piscinas públicas para quien no quiera correr riesgos en la playa. Nosotros no estamos para riesgos, así que a la piscina directos. En ocasiones así, se echan de menos las seguras playas del mediterráneo.

piscina

Estos días hemos tenido mono de comida española. Después de 4 meses comiendo cosas típicas de otros países y de mochileros, nos apetece algo de casa. Así que nos hemos puesto manos a la obra y aquí está el resultado.

tortilla de patatas