Os presentamos a Jimi

Ya tenemos nuestra Wicked! Finalmente no nos ha tocado ningún dibujo conocido como nos hubiera gustado. Nos ha tocado Jimi, un personajillo con pelo a lo afro de lo más extraño, pero nos permite guardar las mochilas, nos lleva a todos lados e incluye parking y servicio de habitaciones. Así que no nos podemos quejar.

Jimi

Jimi

Somos nuevos conductores en Nueva Zelanda, se conduce por el carril izquierdo y el volante está al otro lado. Eso significa que tenemos que habituarnos para no cometer errores lógicos que te produce la costumbre de conducir en España. De momento conducimos por el carril izquierdo (el carril para lentos) y Jimi les da el siguiente mensaje a todos los que nos adelantan. Supongo que por este motivo, todos los coches nos miran con una risita al pasar por nuestro lado.

Mensaje de Jimi

Le pedimos a Jimi que nos lleve a la primera parada de nuestra ruta, la Península de Coromandel. Una pequeña península del norte de la isla con bonitas playas y bahías. La verdad es que no nos han parecido nada del otro mundo, playas corrientes y llenas de medusas. Caminando por la arena de la playa de Opito Bay hemos contado más de veinte!

Coromandel

La mejor playa de toda la península nos ha parecido la conocida Hot Water Beach. No por ser un paraíso, sinó por ser única en todo el mundo. Esta curiosa playa está asentada sobre una roca volcánica activa. En las horas de marea baja, es decir a primera hora de la mañana y última hora de la tarde, puedes cavar un pequeño hoyo en la arena y ualá! ya te has montado un spa personalizado. A esas horas cientos de personas se acercan a la playa con pico y pala para crear mini balnearios. Así que aquí nos hemos relajado un par de horas.

Hot Water Beach

Estamos cansados. Le pedimos a Jimi que nos busque un hotel bueno bonito y barato. Nos lo concede. Es muy bueno. Un hotel por 0 euros con vistas al mar y una rica cena es para estar contentos.

Durmiendo delante del mar

Jimi, ¿A dónde nos llevas mañana?