/, Trekking/Trekking de Oliván a Ainielle

Trekking de Oliván a Ainielle

A todos nos ha pasado en aquellos maravillosos años de “yo soy de EGB”. En aquella época de vez en cuando nos obligaban a leer un libro para luego hacer un comentario de texto y un examen de compresión. Buff, suena en una galaxia muy lejana!

El hecho es que uno de los libros elegido fue “Lluvia amarilla” del escritor Julio Llamazares. Una vez más pensé: “seguro que es otro tostón de libro narrativo”. Cual fue mi sorpresa que empecé a leer el libro y me enganchó.

Este libro recoge el monólogo del último habitante de un pueblo abandonado del Pirineo aragonés, Ainielle. Me gustó tanto el relato que siempre lo he tenido en mente y aunque he tenido que esperar casi dos décadas para conocerlo, por fin llegó el día.

Oliván

Para conocerlo nos dirigimos al pueblo de Oliván, desde donde nos explican desde donde comienza el sendero que nos llevará a Ainielle.

Con un buen picnic preparado en la mochila a mi espalda y con la pequeñaja de la casa en la espalda de Javi, nos adentramos por un sendero monte a través siguiendo las señales inequívocas.

Ainielle

Ainielle

El paisaje es muy bonito, a pesar de que no es nada duro, de vez en cuando paramos un rato para tomar una fotografía o para tomar un pequeño descanso.

Ainielle

Incluso hemos pasado por dos estanques naturales ideales para pegarte un baño.

Ainielle

Ainielle

Después de casi dos horas, finalmente llegamos a Ainielle. Lo primero que se nos viene a la cabeza es; ¿Cómo podía sobrevivir un pueblo tan aislado de la civilización y a gran altura?

Ainielle

Este pequeño pueblo está despoblado desde 1971 y aunque actualmente queda poco de lo que fue debido a un incendio que lo arrasó, conforme te vas acercando te invade una sensación de silencio y tranquilidad.

Ainielle

Ainielle

La imaginación se hace dueña de tu mente para remontarte a la época donde las ruinas invadidas de zarzas y arbustos toman vida en preciosas casas de piedra con sus tejados de pizarra, su iglesia, su plaza, su fuente y su gente ejerciendo sus tareas cotidianas.

Ainielle

Camino corto

En una de sus pequeñas praderas aprovechamos para almorzar y descansar un poco ya que por error, hemos cogido el camino largo. Había un camino corto en el que hubiéramos llegado en no más de cuarenta minutos!

Pero bueno, la experiencia mereció la pena. 😀

Ainielle

2017-11-09T15:43:59+00:00 enero 27th, 2015|Europa, Trekking|4 Comentarios

4 Comentarios

  1. Matilde 8 noviembre, 2017 at 3:01 pm - Reply

    Que por muchos años podáis hacer estas excursiones con Martina.
    Ni harta de copas (de cerveza) me creo que Inma os acompañe.
    Petonets.

  2. Inma Sánchez Vázquez 8 noviembre, 2017 at 3:01 pm - Reply

    Nos estamos poniendo en forma en nuestra visita a Chile, igual os acompañemos en vuestra próxima marcha….

  3. COL 8 noviembre, 2017 at 3:01 pm - Reply

    Preciosa excursión. Yo conozco otros pueblos abandonados similares en el Pirineo. Claro que no salen en ningún libro.

  4. Un cambio de aires 8 noviembre, 2017 at 3:01 pm - Reply

    Da gusto veros así de bien familia! Javi estás en forma eh! trekking con Martina a la espalda si señor!

    Un abrazo chicos!
    ah y aunque no lo he dicho, precioso el lugar 😉

Deja un comentario!

Comments Captcha *

Lovely Planet utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies